miércoles, 28 de noviembre de 2012

Barcos Mercantes en Malvinas


Por Edgardo A. Dell’Elicine
Capitán de Ultramar


Desde este acontecimiento de profunda importancia histórica, sin embargo, la contribución de la Marina Mercante de bandera argentina es uno de los aspectos menos conocidos por el público en general, pero merece ser objeto de investigación de parte de los historiadores.

Felizmente, esta línea de estudio ha sido iniciada por el Sr. Jorge Muñoz, escritor e investigador, especializado precisamente en el estudio de la actuación de los civiles durante el Conflicto del Atlántico Sur. Intentaré en este corto artículo dar un panorama sintético del papel que les cupo a los marinos mercantes argentinos en lo que hoy en día se conoce como la Gesta de Malvinas.

Inmediatamente después de haberse concretado la Operación Rosario el 02 de Abril de 1982, la Armada dispuso el empleo de varios buques de la marina mercante, estatales y privados, tripulados por marinos mercantes, para colaborar en apoyo a nuestras fuerzas armadas en operaciones, tanto en tierra como en el mar, sin haber alcanzado la medida el carácter de movilización militar compulsoria de las tripulaciones. Este hecho merece ser tenido en cuenta para que el sacrificio y abnegación de las mismas no queden en el olvido.

La participación de los buques de la marina mercante consistió en cumplir cuatro tipos de misiones:

a). Abastecimiento Logístico a las Islas y a la Flota de Mar en operaciones.
b). Inteligencia en alta mar y en la Zona de Exclusión.
c). Transporte de materiales y personal a puertos patagónicos desde el Área del Río de la Plata.
d). Control tráfico marítimo Río de la Plata y transporte de personal repatriado.

En el Abastecimiento logístico a las islas intervinieron las siguientes unidades, según el orden cronológico siguiente:
 

1) BAHÍA BUEN SUCESO. Perteneciente al Servicio de Transporte Navales de la Armada, tripulado por personal civil al mando del Capitán de Ultramar Osvaldo Niella. Tuvo un protagonismo destacado en los acontecimientos previos a la Operación Rosario. Transportó al personal obrero de la Empresa Davidoff que desembarcó en Georgias para desarmar a una factoría según convenido con el gobierno británico, hecho de generó la disputa que desembocó luego en el conflicto bélico. También transportó una reducida fuerza de infantería de marina que ocupó la isla Georgia el día 02 de Abril. Durante el conflicto operó en las Islas Malvinas como abastecedor. Fue atacado por aviones Sea Harriers estando atracado en la Bahía Zorro (Gran Malvina) el día 16 de Mayo, sufriendo daños en su superestructura y dos heridos entre la tripulación. El buque tuvo que ser abandonado en dicho puerto donde la tripulación quedó internada y luego rescatada por el buque hospital BAHÍA PARAÍSO.
 

2) ISLAS DE LOS ESTADOS, También perteneciente a Transporte Navales, tripulado con personal de la Marina Mercante al mando del Capitán de Ultramar Tulio Panigadi. Participó activamente como abastecedor entre puertos del archipiélago y alijador de buques de carga de mayor porte. Cumplió incluso funciones de minado de las aguas frente a Puerto Argentino. En la noche del día 10 de Mayo fue hundido por la fragata HMS. ALACRITY en el Estrecho de San Carlos. Perecieron todos sus tripulantes, excepto el Capitán de Corbeta Alois Payarola (Coordinador Naval) y el marinero mercante Alfonso López.
 

3) M/N NORTE, perteneciente a la armadora privada LA NAVIERA, al mando del Capitán de Ultramar Pedro Juárez, operó en Puerto Argentino durante la primera semana de Abril, descargando material para las Fuerzas Armadas.


4) M/N RÍO CINCEL: De la Armadora Estatal ELMA, al mando del Capitán de Ultramar Juan C. Trivelin. Entre el día 07 y 10 de Abril descarga módulos de pista para la base aérea. Entre su tripulación se cuenta al Oficial de Radio Noemí Marchesotti, la primera mujer reconocida como Veterana de Guerra.
 

5) M/N FORMOSA: De ELMA SA., al mando del Capitán Ultramar Juan Gregorio, arribó a Puerto Argentino el día 19 de Abril con 3500 toneladas de carga de la más diversa índole, que logra desembarcar pese a las pobres facilidades disponibles. Entre su tripulación se cuenta con otra mujer, también reconocida como veterana de guerra, la enfermera Doris West. Terminó su descarga en la noche del día 30 de Abril y fue sorprendido todavía en puerto por el ataque británico del día siguiente. Logra abandonar el puerto sin daños, pero en el crepúsculo vespertino, navegando al sur de la Isla Soledad, fue confundido y atacado por error por tres aviones Skyhawks de la Fuerza Aérea Argentina. Fue blanco de dos bombas que no explotaron y de impactos de cañón 30 mm que felizmente no causaron víctimas entre su indefensa tripulación. El buque logró retornar al puerto de Buenos Aires sin más inconvenientes.
 

6) M/N RÍO CARCARAÑÁ: De ELMA SA., comandado por el Capitán de Ultramar Edgardo A. Dell’Elicine zarpó de Buenos Aires el 22 de abril de 1982, pudo evitar el bloqueo enemigo materializado en la zona por la presencia de los submarinos nucleares SPLENDID y SPARTAN, arribando a Puerto Argentino con su valiosa carga el día 26 de abril de 1982, que comenzó a traspasarla al buque ARA ISLAS DE LOS ESTADOS. Él durante el ataque aéreo del 01 de Mayo un Sea Harrier lanzó una ráfaga de cañón que afortunadamente no hizo blanco. Escapó del puerto, con la mayor parte de su cargamento todavía a bordo y se ocultó en la Rada del Toro, al sur de la Isla Soledad. Al día siguiente apareció en la Bahía Zorro, Isla Gran Malvina para continuar el alije de su descarga al ISLAS DE LOS ESTADOS. El día 03 de Mayo se traslada al fondeadero de Puerto Rey en el Estrecho de San Carlos, Isla Soledad, donde prosigue las operaciones de descarga con su propia tripulación actuando como estibadores, a los buques costeros MONSUNEN y FORREST, tripulados éstos por personal naval. La pieza más valiosa de su cargamento desde el punto de vista bélico consistió en una cohetera CITEFA de última generación. La descarga de la misma al buque ISLAS DE LOS ESTADOS, bajo condiciones meteorológicas severas, es un ejemplo de voluntad, abnegación al deber, capacidad técnica e ingenio de parte de ambas tripulaciones mercantes. Con esta última operación, el día 10 de Mayo el RÍO CARCARAÑÁ completó su misión, que desgraciadamente resultó malograda en gran parte por la pérdida del buque ISLAS DE LOS ESTADOS, ocurrida aquella misma noche. Por orden del Comando Naval el buque tuvo que permanecer en espera de nuevas órdenes en el mismo fondeadero hasta que el día 16 de mayo de 1982 fue atacado por aviones Sea Harriers. Los mismos lanzaron dos bombas que no dieron en el blanco y luego lo ametrallaron con tres pasadas de fuego de cañón aéreo de 30 mm, causando daños en la superestructura y obra viva del casco, afortunadamente sin sufrir bajas entre su tripulación. Ante la indefensión, el buque fue abandonado por orden de su Capitán y la tripulación rescatada por el Alijador FORREST, es trasladada a la Bahía Zorro donde queda internada hasta que pudo ser evacuada por el buque hospital ARA BAHÍA PARAÍSO el día 05 de Junio. El buque fue rematado y hundido por una fragata británica el 23 de Mayo en el mismo lugar donde se lo abandonó. Durante su permanencia en la Bahía Zorro la tripulación prestó valiosos servicios al regimiento allí apostado, realizando tareas de apoyo al mismo, como ser el traslado y ocultamiento a resguardo de ataque aeronaval de centenares tambores de combustible.
 

7) Remolcador YEHUIN: Perteneciente a la Empresa GEOMATER y empleado para operaciones de apoyo a plataformas petroleras, al mando del Capitán de Corbeta Eduardo R. Lambí, con tripulación mercante encabezada por el Sr. Oscar García Lattuada, fue el último buque mercante que arribó a Puerto Argentino durante la guerra. Arriba en la tarde del día 01 de Mayo. Realizó numerosas y peligrosas misiones de abastecimiento entre puertos ínter isleños y también de minado marítimo. Al final del conflicto su tripulación cayó prisionera y la embarcación capturada.

APOYO A LA FLOTA DE MAR: El abastecimiento de combustible en altamar a las unidades de guerra del Grupo de Tareas 79 de la Armada nacional estuvo a cargo de los buques tanques PUERTO ROSALES y CAMPO DURÁN de la flota petrolera estatal YPF, además del ARA PUNTA MÉDANOS.
 
Puerto Rosales
 
El B/T PUERTO ROSALES al mando del Capitán de Ultramar Radamés Luppi fue designado para apoyar el Grupo de Tareas GT 79.3 encabezado por el Crucero GENERAL BELGRANO, con los Destructores BOUCHARD y PIEDRA BUENA como escoltas del crucero. El día 29 de Abril abastece en proximidades de la Isla de los Estados a los destructores y el día 01 de Mayo hace lo mismo con el Crucero en un punto del Área Miguel situada al norte de la Isla de los Estados, pasándole 390 toneladas de fue oil. Esta operación se desarrolló entre las 0900 y 1200 horas y existe evidencia documental que ambas naves estuvieron durante esta operación, enfocadas por el periscopio del Submarino CONQUEROR, que aguardaba la confirmación del Comando Submarino Británico en Northwood, Inglaterra, para cumplir la orden ataque dispuesta por el Almirante Woodward, comandante de la Fuerza de Tareas Británica. Dicha confirmación fue extendida recién al día siguiente, por lo cuál el PUERTO ROSALES escapó del trágico destino posterior del Crucero. El buque tanque estaba fondeado en una caleta de la Isla de los Estados cuando ocurrió la tragedia del hundimiento del Crucero GENERAL BELGRANO, estuvo a punto de ir al rescate de los náufragos sobrevivientes, pero recibió la orden de volver a puerto para recargar sus tanques. Retornó luego a su función de abastecimiento de la Flota, al mando del Capitán de Ultramar Eduardo Radivoj, misión que cumplió durante todo el resto del conflicto.
 

TAREAS DE INTELIGENCIA: El envío de una poderosa fuerza de tareas al Atlántico Sur por parte británica fue una decisión política tomada por parte del Gobierno Conservador. Sus primeras unidades se pusieron en marcha el 30 de Marzo, es decir dos días antes de producirse la Operación Rosario de parte de las Fuerzas argentinas. A partir de ese momento fue de vital necesidad para el Alto Mando nacional disponer todo tipo de información sobre la Fuerza de Tarea británica, en especial de su constitución y su progreso hacia el teatro de operaciones. Prácticamente no disponía de ninguna ayuda exterior para este fin, pero en gran medida se compensó este inconveniente recurriendo a la Marina Mercante y la Aviación (Comando de Transporte FFA) para la tarea de reconocimiento marítimo de largo alcance, misiones que fueron dignamente cumplidas por ambos organismos. El reconocimiento marítimo que abarcó todo el Océano Atlántico, desde el Canal de la Mancha y Gibraltar hasta la latitud del Río de la Plata, se efectuó con buques de la EMPRESA LÍNEAS MARÍTIMAS ARGENTINAS, la prestigiosa Armadora Nacional hoy en día lamentablemente liquidada, que no titubeó en poner a disposición de la Armada sus recursos tanto materiales como humanos. El B/M RÍO DE LA PLATA, al mando del Capitán Isaac Benchetrit, llegó a rodear la Isla Ascensión y sorprender a la Fuerza de Tareas Británicas en plena tarea de concentración.
 

Logró enviar las primeras informaciones precisas sobre la misma, hasta que fue sobrevolado por varios helicópteros, que lo obligaron a alejarse del lugar. Sin embargo, pese a esta primera advertencia británica, este incidente no desalentó a las tripulaciones para persistir obstinadamente en cumplir con este tipo de misión. Los buques ALMIRANTE STEWART, GLACIAR PERITO MORENO, GLACIAR AMEGHINO y RÍO CALCHAQUI también se acercaron peligrosamente a la base de Ascensión. El B/M TIERRA DEL FUEGO al mando del Capitán Héctor Curria tuvo la misión especial de detectar la formación de la flota enemiga medio del océano a la altura del Río de la Plata el día 27 de Abril, información que resultó de vital utilidad para el planeamiento operativo de la fuerza de tareas 79 de nuestra Armada.

El seguimiento de la flota enemiga al sur del paralelo del Cabo San Antonio fue efectuado por diversos buques pesqueros de armadores privados tripulados por personal civil con un Oficial Naval a bordo dirigiendo la tarea de inteligencia. Los más destacados fueron el B/F NARWAL, B/P MARÍA ALEJANDRA, B/P CONSTANZA, B/P CEIBO, B/P USURBIL, B/P INVIERNO, B/P MAR AZUL y el B/P CAPITÁN CANEPA. Particularmente efectivo fue el NARWAL, al mando del Capitán de Ultramar Néstor Fabiano, con el Capitán de Corbeta González LLanos embarcado como oficial de inteligencia naval. El día 29 de Abril descubrió el grueso de la Flota inglesa en operaciones de reabastecimiento en alta mar fuera de la zona de exclusión. Fue ahuyentado por la Fragata ALACRITY pero igualmente prosiguió sigilosamente el rastreo de la flota enemiga en su ruta al sur. Su informe fue crucial para planificar el plan de ataque del Grupo de Tareas 79.1 (Portaaviones 25 DE MAYO). El día 09 de Mayo fue redescubierto por dos aviones Harriers y atacado con bombas y fuego de cañón, que causó varios heridos y la muerte del Contramaestre Omar Rupp, el primer marino mercante caído en la Gesta de Malvinas. El barco gravemente dañado, tuvo que ser abandonado con sus balsas salvavidas. El buque seguidamente fue abordado por un grupo comando helitransportado. Tomaron prisioneros a todos los tripulantes e intentaron mantener a flote la nave a fin de tomarla como presa, objetivo que no tuvo éxito ya que la misma finalmente se hundió. Los tripulantes fueron conducidos al portaaviones INVENCIBLE y luego pasados al buque hospital UGANDA.
 
Narwal

TRANSPORTE LOGÍSTICO A PUERTOS PATAGÓNICOS: Diversos buques mercantes cumplieron misiones de transporte de material logístico bélico desde los Puertos de Santa Fe, Buenos Aires y Mar del Plata hacia los puertos de concentración en la Patagonia (Deseado y Punta Quilla). Pertenecientes a ELMA fueron el CÓRDOBA (Capitán Di Fiore y J. Malvich), LAGO ARGENTINO (Capitán E. Romero), LAGO TRAFUL (Capitán Esteban Segura), GLACIAR AMEGHINO (Capitán Tanaka), CHACO (Capitán J. L. Córtez), RIO NEUQUÉN y RIO CALCHAQUÍ. Del Comando de Transporte Navales intervinieron los buques BAHÍA SAN BLAS, CABO DE HORNOS y CANAL DE BEAGLE, estos buques con comando militar pero con tripulación civil. La Flota de YPF mantuvo durante el conflicto el abastecimiento de combustible a todos estos puertos, además de Comodoro, Río Gallegos y Río Grande (Bases Aéreas) con los buques CABO ESPÍRITU SANTO y FLORENTINO AMEGHINO. El remolcador de mar YAKTEMI de la Empresa GEOMATER a cargo del Capitán C. E. Terreni con base en la Bahía San Sebastián prestó servicio de apoyo al tráfico marítimo en la zona.

Se destaca su apoyo al B/M FORMOSA en su recalada a dicho puerto el día 02 de Mayo con una bomba sin explotar en su bodega y haber salido para socorrer al B/P NARWAL cuando fue atacado el día 09 de Mayo.

CONTROL TRAFICO RIO DE LA PLATA Y REPATRIACION DE PERSONAL: Durante el conflicto el buque-escuela ARA PILOTO ALSINA perteneciente a la Escuela Nacional de Náutica al mando del Capitán de Ultramar Eduardo Sulin, tuvo la importante misión de servir de base a personal de la Prefectura Naval para controlar la entrada de buques a los canales del Río de la Plata, con el objetivo primordial de impedir un posible sabotaje de parte del enemigo que corte esta vital vía de comunicación. Después la finalización de las hostilidades, tuvo el alto honor de transportar de vuelta a la Patria a 1016 prisioneros de guerra argentinos que fueron entregados por los británicos en el Puerto de Montevideo. Este personal fue recibido y atendido a bordo con toda la consideración y cuidado que se merecían por el esfuerzo y sacrificio realizado al servicio de la misma, en total contraste con el trato lamentable e injusto recibieron cuando fueron desembarcados en el Puerto de Buenos Aires, que aún hoy muchos veteranos con amargura no lo pueden comprender.
 
ARA Piloto Alsina

El campo de investigación histórica no está de ninguna manera agotado con esta apretada síntesis de los acontecimientos que protagonizaron los marinos mercantes argentinos, que con valor y determinación cumplieron con su deber al servicio de la causa argentina. Dieciséis de ellos murieron creyendo en los valores superiores que esta causa implica y por lo tanto no debemos dejar que su memoria naufrague en el olvido, algo que sectores de los oportunistas de siempre, sin duda, desean que ocurra. Un episodio de la guerra de Malvinas que merece ser debidamente examinado es el presunto alije de un cargamento de Diesel Oil a un buque tanque de bandera de conveniencia al servicio de la Fuerza de Tarea Británica en alta mar a la altura de la costa de Río Grande do Sul por parte de un buque tanque con bandera argentina perteneciente a una conocida multinacional petrolera. Desde la terminación de la guerra, un manto de fuerte y sospechoso misterio impide conocer la verdad histórica. Si se llegase a confirmar esta sospecha, que sepan los que hicieron posible semejante acción, que merecen el más absoluto repudio de toda la Nación y en particular la de sus compañeros que arriesgaron sus vidas por la causa nacional.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada